• Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Vimeo Icon

‚Äč© 2020 by Felipe Lavin

 OBSESSIVE PATTERNS

Patrones Obsesivos es una serie de obras donde el artista extrae diferentes patrones geométricos de fachadas que le parezcan estéticamente interesantes para luego usarlos como matrices y así reproducir una teselación con la ayuda de montajes digitales. Es así como genera nuevas fachadas urbanas de formas exageradas que imiten edificios masivos.

 

Cuando habla de patrón, se refiere a los elementos constantes que se pueden encontrar en un conjunto, las cuales se repiten de forma predecible y periódica en nuestro entorno. Al replicar estos patrones sin superponerlos y sin dejar espacios libres, se habla de una teselación, a la cual le podría atribuir la expresión latina “horro vacui” (miedo al vacío) ya que se debe llenar todo el espacio evitando obsesivamente que quede un área sin rellenar. Para generar estas teselaciones, se deben usar transformaciones isométricas sobre la figura principal, por lo tanto ir replicando copias idénticas a través de traslaciones, simetrías y rotaciones.

 

Esto se ha usado constantemente en la historia humana por diferentes culturas como los Persas, Moros y Musulmanes para formar distintos tipos de pavimentos o decoraciones en muros. Un ejemplo de esto es el mosaico, donde se usan teselas de diferentes colores y tamaños (azulejos).

 

Un tipo de arte en relación a esto es el Mudéjar, que es muy representativo de los Españoles en épocas medievales, donde se genera una mezcla Hispano-Musulmán (convergen las corrientes Góticas, Románticas y Renacentistas del Cristianismo). En ella se utilizaba una decoración geométrica, de una alta densidad donde se rellenaban todos los espacios de los azulejos. Estos últimos tenían distintos colores que provienen de óxidos como el cobalto, cobre, manganeso, hierro y estaño, lo cuales generaban colores como el azul, verde, negro, amarillo y blanco. Es por esto que algunos títulos de las obras hacen alusión a estos compuestos químicos o a colores, como si cada uno fuese un tono individual que en conjunto forman un pantone. 

 

También en la región ibérica se practicaba el arte de los azulejos alicatado, donde se complementaban las profesiones de los alfareros (los encargados de fabricar las baldosas vidriadas) y alarifes (los que las cortaban e instalaban). En este caso podría decir que el trabajo del artista consta de ambas labores, ya que al tomar la fotografía y extraer un patrón de ella, es donde hace el trabajo de alfarero y luego al hacer el montaje digital, se transforma en alarife.

 

Los patrones que elije de distintas fachadas arquitectónicas (en su mayoría de Santiago y Nueva York), los usa para repetirlos como un motivo, por ende los transforma de cierta manera en unos cuasicristales. Con ellos pretende generar una amplificación de la imagen hasta llegar a una totalidad, la cual debe ser analizada de manera holística y no individual.